La cabra majorera es el animal típico de Fuerteventura más “fotogénico”. Lo encuentras en esculturas, pegatinas e incluso camisetas con una serigrafía que es el signo distintivo de la isla. Concretamente se trata de una Raza Autóctona de Fomento, según el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación – Ministerio para la Transición Ecológica.

En este vídeo se muestra un resumen del proceso de producción del queso majorero, signo identificativo de la Fuerteventura Rural.

La raza caprina majorera no solamente se encuentra en Fuerteventura sino que se extiende por todo el archipiélago canario.

Características de la cabra majorera

El prototipo de esta raza caprina responde a las siguientes características:

Aspecto general: Animales longilineos, subhipermétricos, de perfil generalmente recto o subconvexo. Presentan un biotipo marcadamente lechero y su característica principal es la adaptación a la aridez.

Capa: Policromada, con predominio de las capas compuestas tanto las uniformes como las discontinuas. El pelo es corto aunque es frecuente la presencia de raspil en los machos. Las mucosas oscuras con abundante pigmentación.

Cabeza: Grande, con orejas largas y cuernos en forma de arco que a veces se retuercen en el extremo distal. Los machos tienen perilla.

Extremidades: Fuertes, largas y finas, con articulaciones manifiestas y pezuñas de color oscuro. Aplomos correctos. Mamas: De gran desarrollo, a veces exagerado, sobre todo en las cabras de gran producción, debido entre otras cosas a la práctica de un solo ordeño.

Más artículos de interés sobre las cabras majoreras

Esta cabra canaria ha sido el gran recurso al que acudir la población de la isla. Siendo un animal mucho más resistente que la oveja (por eso está tan extendida en un escenario tan árido), es también un animal del que se ha sabido sacar mucho provecho. Por ejemplo: